'cookieOptions = {...};' Archivos Argano: El Desarrollo de un Villano: Pautas que sigo.

martes, 12 de mayo de 2015

El Desarrollo de un Villano: Pautas que sigo.



Vuelve una nueva entrada dedicada a "Pautas que sigo" sobre escritura y demás, sección que tenía bastante abandonada pero me apetecía volver a escribir sobre ello, así que allá vamos. 


Primero de todo, no estará de más recordar las anteriores entradas, pues las escribí hace mucho y creo que es apropiado refrescar la memoria. Aquí están:


Lo que hoy quiero hablar es de VILLANOS. Así como el desarrollo de un protagonista es importante, el desarrollo del villano o "malo de la película" lo es también. Hay que tener en cuenta muchos factores. Muchos puntos son coincidentes con el prota, pero hay que diferenciar que el villano nos da bastante más libertad creativa. 

Las grandes historias siempre tienen grandes villanos. Por eso creo que el villano es el "desfogue" para el escritor. Una forma de poder diseñar a un personaje sin que tenga que ser políticamente correcto. Pues el villano nos da la libertad de narrar las cosas más crueles que se nos pueda ocurrir. Es una vía libre, un camino que a los escritores y proyectos de escritores nos encanta explorar.

Un villano, pienso yo, debe reunir unas condiciones importantes para cumplir con su rol. Aunque el villano sin necesidad no necesita algunas cosas como si necesita el propio protagonista. Pero bueno, vayamos al lío del asunto.

- Un villano no necesita a un héroe
Y es la verdad, el héroe para ser héroe necesita un villano a la fuerza. En cambio, para hacer el mal, no se necesita un héroe. El villano da esa posibilidad de que podamos hacer algo "sin que nadie le pare los pies". Por tanto, como he dicho antes, tenemos más libertad creativa. Como siempre digo, piensa en un villano. Y ponlo en su historia sin el héroe. Muchas veces, la historia seguirá funcionando, pues el villano no tiene como objetivo vencer al héroe, pero el héroe si tiene como objetivo pararle los planes al villano. 

- Un villano puede ser protagonista
Si piensas una historia puedes hacer que el villano sea protagonista de la historia. Existen muchas historias donde puedes ver que el villano es el protagonista. Ahora mismo se me ocurre Death Note. Donde el prota es el malo y vemos toda la acción (o casi toda) desde su punto de vista. El único problema es que el protagonista suele ser un modelo a seguir...e igual no es correcto que un villano sea un modelo a seguir. Aunque conocemos muchas historias donde el protagonista es el villano y este acaba mal, casi, como darnos una lección. El camino correcto no es ser malo. Aunque, siempre existe la redención, pero es otro punto a tratar. 

- El villano puede redimirse
Crear un villano a veces es un camino a la redención. Lo hemos visto muchas veces. Villanos que parecen malos y van a morir siendo malos, finalmente, se remiden. Ahora mismo se me ocurren algunos ejemplos como Vegeta o Vader, personajes que si los vemos en sus primeros actos de sus historias, pensamos que van a ser malos siempre. Esto de redimir a un personaje es una delicia para un creador de historias. En serio, mola mucho.

- El villano suele ser un personaje querido
Por increíble que parezca, esto es una ley universal. Por algún momento, el villano suele ser un personaje que gusta a la gente. Los villanos suelen ser personajes queridos, tal vez, por ser villanos y nunca ser lo que nosotros seríamos. En la ficción, un asesino, un malo, un villano gusta mucho sin importar sus formas, actos o acciones. IT, por ejemplo, es un villano terrible, pero al lector le encanta por como es. Por tanto, crear un buen villano es importante. Es muy importante y hay que tener mimo en hacerlo bien. Si creas un villano que se convierte en querido es que lo has hecho bien. Aunque hay excepciones, hay villanos que están hechos para ser odiados, esto también tiene su gracia, pues a veces decimos eso de "es que está hecho para ser odiado", lo cual también mola mucho cuando piensas un villano. Pero como digo, cualquier película, serie, videojuego o libro que recuerdes con fuerza, recordarás a su villano. Y es que muchas veces, cala más la presencia del villano que la del propio héroe o protagonista. 


- Origen del Villano
Este es el punto más importante. Explicar el origen del villano, saber porque se volvió villano, saber que le hizo cambiar. Esto es un punto importante y que a veces se consigue crear esa atmósfera de empatia hacía el villano. El villano se hace querido por tener un origen honorable o una evolución lógica. Muchas veces nos interesa eso, saber porque se hizo malo. Esto, la verdad, mola mucho. Mola experimentar con la creación de un villano. El villano muchas veces tiene una relación personal o estrecha con el protagonista. Son familiares, amigos, o se vieron relacionados en algún hecho que los involucró. Esto también da una posibilidad al escritor para crear una emoción entre los dos personajes, algo que alcanza su clímax en una batalla o en un duelo entre ellos. No tiene porque ser un duelo de pelea, puede ser un duelo dialéctico que, a veces, da mejor resultado. 

A veces el villano no tiene un origen definido, simplemente, está loco. Esto lo he podido comprobar en Stephen King, muchos de sus villanos, conocidos y famosos más que sus propios protagonistas, sólo entran en locura. Están locos y actúan por locura. Esto es un origen, existe un origen a esa locura, pero no es un origen tan elaborado como otras veces. Aunque esto siempre depende de cada caso. 

No hay mucho más que añadir. También se pueden pensar en crear grupos de villanos, con una separación de clases (rollo jefes y subordinados), esto también nos da la posibilidad de crear, expandir y formar una historia más elaborada. Yo debo confesar que me gusta más crear un villano que crear un protagonista, aunque actualmente podemos observar que muchos protagonistas ya no son blancos o negros, son grises. Ya no tienen una moralidad impoluta. De ahí observamos casos de héroes que se vuelven villanos, y viceversa. O personajes que quedan en tierra de nadie, sin definirse. 

Por lo demás, nada más que decir de este tema. Puede que en el futuro dedique otra entrada breve a la creación o idea de un villano. Pero creo que los puntos mencionados me parecen los más importantes, luego siempre se puede entrar en profundidad con algunos aspectos, pero la base, me parece que es esta. 

Saludos.

Driver Argano

1 comentario:

  1. Yo creo que un villano sí que necesita un héroe, pero no en cuanto a persona. Necesita a algo que represente el bien para que exista un contraste con su mal; no sé si me explico... o.o Y eso, a mi juicio, podría considerarse como héroe porque realiza una función similar: establecer un contraste de la dualidad correcto/incorrecto.

    Aunque bueno, esto que te estoy dando es mi opinión. No es que esté muy familiarizada, la verdad, a la hora de crear antagonistas o cosa así. Mis historias tienen personajes que no suelen tener los roles demasiado definidos (o eso creo o.o).

    ResponderEliminar