'cookieOptions = {...};' Archivos Argano: Pensar un Título. Pautas que sigo.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Pensar un Título. Pautas que sigo.




Bueno, aquí va una nueva entada, muy similar a las tres anteriores referente al tema de la escritura. En este caso gracias a @Gumshoe_Alejo, que por Twitter me recomendó que podía dedicar una entrada a un tema muy recurrente en los escritores.

Aquí os dejo primero, las tres anteriores entregas:


Bien, el tema recurrente es simple, ahí lo veis, se trata de ¿Cómo elegir un título? Un título para una historia, un relato, microrrelato, nanorelato o fic o lo que sea. Todo texto escrito con la intención de ofrecer algo, debe tener un título, un título que capte atención o  simplemente, informe sobre lo que se va a leer.

Un fragmento de algo no es fragmento si un título. Podéis verlo aquí mismo, toda entrada tiene su título. Los diarios con noticias, tienen sus títulos, y cualquier historia que se precie, tiene un título.

La tarea de elegir un título es algo difícil, y no es algo que se hace al principio de la historia. ¿Por qué? Pues porque a medida que crece una historia, pensamos que un título tiene una evolución, y a veces encontramos nombres mejores.

A veces una simple palabra puede valer. Encontramos muchos ejemplos en mi autor favorito, "Carrie", por ejemplo, es el nombre de la novela y el nombre de la protagonista, y funciona, ya sabes que va a tratar sobre ella. Por eso a veces si la novela trata sobre un personaje, que tiene carisma, y cuentas su vida, es apropiado y acertado usar su nombre como título de la historia. Otro caso similar ocurre con "IT", como llaman los protagonista al villano de la novela, y aquí vuelve a funcionar, con "Cujo" ocurre igual. King esto lo hace mucho, "Rabia" el título expresa el sentimiento real del protagonista.

Tolkien también lo hace con "El Hobbit" donde el protagonista es un hobbit, y nos narra su aventura por la Tierra Media.

Con "El Señor de los Anillos" Tolkien recurrió a un elemento principal es la historia, como es el anill único de Sauron que debe ser destruido y es el catalizador de toda la historia narrada en los tres libros. Algo frecuente, es que, se elige un título principal y luego se opta por poner subtitulo secundario para diferenciar diferentes partes de una saga o trilogía. Esto lo hemos visto con "Los Juegos del Hambre", "El Señor de los Anillos" o por ejemplo, "Harry Potter".

Si tu objetivo es narrar una historia en grandes partes, es recomendable esto, un título común y luego subtitulo, sirve para no marear al lector y saber que este mismo esta leyendo una parte de una gran historia, aunque los autores más populares no necesitan eso, porque vende más su nombre que la propia obra que quieren narrar.

En relatos o microrrelatos, muchas veces el título es algo más explicito. Títulos más claros sin tanto doble sentido. Pues en un microrrelato no se busca tanto captar al lector de primeras, ya que un fragmento corto engancha más rápido, ventajas de la duración, pienso yo.

Cuando hablamos de historias más largas, el título debe ser un factor importante en la propia historia. Un elemento, un hecho, aunque puede ser algo abstracto que este relacionado con la propia historia.

Debe ser algo único, por tanto, es importante siempre, buscar que no exista ese título en alguna novela, porque claro, usar el mismo título lleva a la confusión.

Hay que seguir ciertas pautas, bueno, yo es lo que sigo, por ejemplo:

- El título puede ser un hecho real de la historia. Si, por ejemplo, la historia va de un diamante, puede ser interesante que la palabra diamante este en el propio título. Es similar a Indiana Jones, donde factores como el Arca o el Templo, estaban presentes en el título porque eran los elementos principales de la acción.

- El título puede ser un hecho abstracto de la historia. Yo, por ejemplo, una de mis historias tiene como título "Fantasma Entre Letras" y trata sobre un escritor y una propia historia que "parece que se escriba sola", fue un simple juego de palabras de Letras, por el escritor y Fantasma, por el hecho de que no se explica porque la historia se escribe así.

- Los títulos deben impresionar, chocar o dar intriga. Esto es muy importante, hay personas que solo miran el título de la portada, y la propia portada, para elegir un libro y leerlo, por tanto, es importante que el título llame la atención, que sea algo que tu digas "vaya…me ha llamado la atención, ahora voy a leerlo".

- Pueden ser polémicos o provocativos. A veces se han dado casos de títulos que llaman la atención o provocan algo, esto consigue que el lector quiera leer la historia para ver que es ese elemento provocativo que contiene el texto.

- Puede ser una frase principal en la historia. Si escribes una historia donde exista una frase que se repite mucho, puedes convertirla tu mismo en el título del libro. Le dará sentido a la obra y lo conectará todo. Esto a veces es muy útil para no pensar un título complicado.

- El título no debe contener destripes. Es decir, no destripes la historia, salvo que sea un subtítulo como puede ser "El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey" ¿Por qué? Muy fácil, en una saga, ya vas conociendo a los personajes, por tanto, cuando ya vas a leer esta tercera parte, ya sabes que vuelve alguien a ser el Rey. Por tanto, destripes para subtítulos de historias con varias entregas.

Y creo que no me olvido de ningún detalle más. Una cosa más, el primer título que penséis, seguramente nunca sea el definitivo, porque siempre te viene un título mejor y porque, al final, el título, al igual que el escrito, mejor con el tiempo.

Igual que es difícil planear una obra de principio a fin y no realizar cambios o introducir nuevas ideas, es difícil tener un título desde el inicio. Yo, en mis cosas que he empezado a escribir, ya confieso que siempre he terminado cambiando el título más de una vez, bien porque se te ocurre algo mejor, o porque descubres un detalle en la historia más importante, pero quieres introducirlo en un texto. Por tanto, esto es algo a tener en cuenta. No os quedéis con el primer título que penséis, pero tampoco os obsesionéis con ello. El título acaba llegando, igual os llega cuando habéis terminado de escribir el primero capítulo, o cuando habéis terminado toda la historia o incluso cuando estéis en proceso de revisión de texto.


Esto me recuerda a la película "El Retorno del Jedi" donde al principio se llamó "La Venganza del Jedi", pero Lucas lo cambió porque no veía moral que un Jedi se vengase, casualmente, años después, recuperó esa venganza en la tercera entrega, "La Venganza de los Sith" ¿Qué quiero decir con esto? Que aunque cambiéis un título, nunca lo eliminéis de vuestra memoria, quien sabe, igual lo podéis reutilizar en otra historia.

Bueno, hasta aquí esta entrada express sobre los títulos. No me he extendido mucho porque creo que de los temas de la escritura, es un tema muy personal, pero no viene mal hablar del tema. Es posible que en futuras entradas vuelva a mencionarlo, porque como he dicho, es algo muy habitual cuando escribes algo.

Un saludo y ¡Nunca descartéis un título!


Driver Argano

No hay comentarios:

Publicar un comentario