'cookieOptions = {...};' Archivos Argano: Fantasma entre Letras: Capítulo 4 - Escribir…con interrupción

lunes, 2 de septiembre de 2013

Fantasma entre Letras: Capítulo 4 - Escribir…con interrupción



Capítulo 4 - Escribir…con interrupción.





Brian Harper se despertó a duras penas. Se había quedado dormido frente a la pantalla. Pero había escrito, había conseguido escribir el primer capitulo de su nueva historia. O al menos, eso creía él.

Se había excedido tanto, que no recordaba algunos pasajes de su escritura. Pero daba igual, alguna vez le había ocurrido lo mismo escribiendo su saga de novelas románticas. Lo importante es que había cumplido el objetivo de cambiar de género.

Brian se levantó mientras se puso a leer el capítulo. Cada vez le gustaba más. Igual era una historia algo cruel en algunos aspectos, pero rompía con todo lo que había escrito años atrás.

Tenía ganas de llamar a su amigo Colin y contárselo. Tenía ganas de enseñarle este primero capítulo y que se lo valorará. Tenía ganas de que le expresará su sincera opinión.

Brian se dirigió a la cocina y se preparó el desayuno. Cada mañana solía desayunar lo mismo de siempre. Un bol de leche con cereales. Con cierta felicidad en la cara, empezó a comer hasta que terminó en pocos minutos.

Le dolía todo el cuerpo, causado por la mala postura al dormir. Todavía le sorprendía como se había podido quedar dormido con lo enganchado que estaba al escribir. Pero daba igual, pronto volvería a ponerse en marcha. Tenía que seguir la historia.

Necesitaba una motivación nueva para su el protagonista de su historia. El personaje había puesto a prueba sus habilidades. Brian pensaba que igual el protagonista necesitaba volver a probar esas habilidades para comprobar que el personaje podía hacer, lo que hacía.

En ese momento, Brian empezó a escuchar unos gritos que venían de la calle. Le molestaba. Costaba mucho ponerse cada mañana a escribir. Y aquellos gritos no paraban de desconcentrarle. Se levantó y se asomó a la ventana.

Frente a él, se encontraba una de esos supermercados que suelen estar abiertos 24 horas al día. Entonces, observó en su propia calle, abajo, la persona que estaba provocando los gritos.

Era un borracho. Brian había visto ese hombre alguna vez por el barrio. Era frecuente de algunos bares de la zona, y no era la primera vez que estaba montando un espectáculo en medio de la calle. A Brian le hartó esa situación y se dirigió a él.

—¡Eh, tú! ¿Por qué gritas tanto? —gritó Brian captando la atención del borracho.

El hombre alzó la vista de forma despistada y observó a Brian asomado por su ventana. Levantó el puño y se dirigió a él.

—Tú, tú te callas. Déjame con mis cosas, tú, tú te callas.

El hombre no iba a razonar. Brian apartó la vista y se metió dentro de su piso. "Estoy rodeado de idiotas. Idiotas por un lado, idiotas por el otro. No hay forma de concentrarse aquí. Cuando no es uno, es otro".

Brian cerró la ventana para no escuchar más los desvaríos del borracho. Y se sentó frente al ordenador. Tenía que continuar. En ese instante…alguien llamó a la puerta.

"Esto no puede estar pasarme a mí, joder. ¿Qué pasa? ¿Qué se han puesto todos de acuerdo para interrumpirme a las primeras de cambio?"

Se levantó y se dirigió a la puerta. Miró por la mirilla. Era Donovan, el técnico del edificio. Seguramente vendría por lo de la pieza de ayer.

"Este hombre era muy competente" pensó Brian. Fallaba pocas veces en el trabajo y trato con los vecinos, casi siempre tardaba el menor instante en solucionarte el problema. Parecía una especie de mago que todo los arreglaba en el menor tiempo posible.

Brian abrió la puerta y observó que Donovan llevaba la pieza que necesitaba su cuarto de baño. Mientras le sonrió, le dio permiso para entrar. Sin apenas cruzar palabras, Donovan se dirigió al cuarto de baño, mientras Brian se volvía a sentar en el ordenador.

—Eres muy competente, Donovan. La verdad es que casi siempre arreglas los problemas al instante —dijo Brian mientras tecleaba en la pantalla del ordenador.

—Gracias Brian. La verdad es que intento arreglar las cosas con rapidez, es mi trabajo después de todo —gritó Donovan desde el cuarto de baño— bueno, me parece que ya esta todo en orden.

Donovan salió y se fijó en el ordenador de Brian. Observó que este tenía un documento empezado, y estaba escribiendo con gran esmero. Le llamó la curiosidad. Quería saber que leía. Poco a poco, empezó a asomarse para intentar leer algo.

En ese momento, Brian ocultó el documento y le dirigió una mirada amenazante. Donovan retrocedió y se dirigió a él.

—¿Es su nueva historia? Me gustaría tanto leerla…

—Si, la empecé anoche. Pero no puedes leer nada. Como entenderás, quiero que sea un misterio para todos. No te preocupes, cuando este completa la leerás. Me iba a poner a trabajar en ella, pero me han empezado a molestar y todavía no me he podido poner con el siguiente capítulo.

—¿No lo dirás por mi, no? Mira que podría haber venido a cambiarte la pieza en otro momento.

—No, no. Tranquilo. Me refería más al borracho que ha estado montando una escena hace escasos minutos. No es la primera vez que lo hace…la verdad estaría bien que dejará de dar esos espectáculos. Debe molestar a todos los vecinos.

—Entiendo. Si antes lo he escuchado. Es una persona con bastantes problemas. Según me contaron lo perdió todo por ser adicto al juego. Corren rumores oscuros sobre esa persona. Hace un tiempo parece que era bastante famoso. Incluso se había casado con una modelo. Pero ella desapareció en extrañas circunstancias.

—Sorprende esto que me cuentas. Pero, es interesante. ¿Sabes lo que dicen, no? Lo difícil no es llegar, sino, mantenerse.

—Bueno, Brian. Me tengo que marchar. Tengo que cambiar un par de cosas del cuarto de contadores. Espero que guardes a menudo tu documento. Lo digo por si se va la luz. Adiós.

—Descuida, lo haré. Venga, adiós Donovan.

Donovan salió del piso y se marchó. La historia que le había contado sobre el borracho, le había encantado. Era real como la vida misma, y se podía usar perfectamente en su propia historia. Sabía que ese iba a ser el siguiente capítulo de su historia. Le daba un toque diferente…le añadía un poco de carga emocional.

Tras pasar varios horas, Brian estuvo haciendo diferentes cosas para matar el tiempo. Había decidido que escribiría mejor por la noche, que le inspiraba más. Otro tema era que prefería "inspirarse", como él lo llamaba, cuando supiera con seguridad que no iba a recibir visitas.

Se pasó el día reordenando algunos libros, viendo un poco la televisión, aunque hacía tiempo que muchos de los programas que echaban habían dejado de tener interés para él. Con la existencia de internet, Brian empezaba a pensar que la televisión comenzaba a tener los días contados.

Después, se puso a leer un poco. Había adquirido un libro dedicado a asesinos en serie, la forma en que comenten sus crímenes y la forma de evitar la policía. Era un libro bastante interesante, y le podía servir como investigación para hacer su historia mejor.

Tras unos minutos envuelto en la lectura de ese libro. El teléfono empezó a sonar. Brian se levantó enseguida, y descolgó el teléfono. Se trataba de Colin. Era raro que no hubiera llamado. Casi hablaban cada día, tenían una relación profesional y personal muy estrecha.

—Hola Brian ¿Cómo esta mi escritor crack? —dijo Colin con tono amistoso.

—Hola Colin, pues va bien la cosa. Me gustaría hablar sobre lo que hablamos ayer.

—Si, si. Sabía que me sacarías el tema. Primero, vamos a hablar de una cosa. Verás, me han llamado de una popular radio. Quieren entrevistarte. Creo que es una buena ocasión para ampliar más el marketing de la sexta entrega de "Dulces Pensamientos". Deberías asistir.

Brian vio por donde iban los tiros. La historia de siempre. No era la primera vez que le tocaba ir a alguna radio a hablar sobre su saga exitosa. Desde la salida de la tercera entrega de "Dulces Pensamientos" le había tocado asistir a muchos lugares para vender los libros. Era algo que agradecían desde la editorial. Los fans también lo agradecían, siempre les gustaba saber cosas de su escritor favorito. A le molestaba un poco, porque siempre era lo mismo. Pero, no podía negarse.

—¿Cuándo sería?

—Pues, mañana por la tarde. No me puedes fallar, Brian. Ya casi he confirmado tu presencia. Están deseosos por hablar contigo.

Colin ya había planeado todo. Había dejado a Brian entre la espada y la pared. O como diría Solingen, entre el cuchillo y la navaja. No podía hacer nada. Tenía que asistir. Si se negaba el que quedaría mal con esa emisora de radio sería él mismo. La imagen lo era todo. Era importante dar buena imagen para el futuro.

El futuro. Brian ya pensaba que si quedaba bien con esa emisora. El año que viene lo volverían a entrevistar con su nueva novela. Era importante mantener el buen rollo con algunos medios para tenerlo más fácil con la siguiente.

—Muy bien, Colin. Iré. Supongo que será divertido dejar que me atosiguen con sus preguntas. Igual con un poco de suerte, les anunció que estoy escribiendo una nueva historia que se diferencia de "Dulces Pensamientos".

—¡No! Me alegro mucho que quieras empezar una nueva historia, pero sería mejor que no hablarás sobre esa idea. Es importante que vendamos la sexta parte de "Dulces Pensamientos". ¿Lo entiendes, verdad? Después tendrás tiempo…cuando acabé la promoción de esta entrega de tu saga, podrás ponerte a lo que quieras.

—Dame tu palabra, Colin. Quiero tu palabra. Quiero que me digas que cuando acabé la promoción de la sexta entrega de "Dulces Pensamientos", podré dedicarme a escribir mi nueva historia sin agobios y con máxima libertad.

—Te doy mi palabra, Brian. Y ahora, prepárate para mañana. Venga, adiós.

Brian le tomó la palabra. Confiaba en Colin, pero sabía que a veces hablaba por hablar. Prometía mucho, pero muchas veces no cumplía ni la mitad de ellas. Pero esta vez sería diferente, o eso creía Brian. Esta vez cumpliría su palabra.

Busco la dirección de la emisora y se la apuntó. Como ya lo esperaban para mañana, prefirió no llamarles. Si tenia que ponerse en contacto con ellos antes de ir, ya se lo dirían o incluso le llamarían.

En ese momento, el teléfono volvió a sonar. Brian lo cogió, era los de la emisora de radio. Estos le contaron que habían recibido la llamada de Colin hacía escasos minutos. Le habían llamado para que confirmará su asistencia al programa de la tarde para hablar de su última novela.

Brian confirmó que si. Que asistiría sin falta. Esto podía complicar sus horas de escritura, pero perder una tarde no esta tan grave. Y si conseguía hablar de su próxima novela…mejor que mejor.

Después de colgar el teléfono, se puso manos a la obra para seguir escribiendo. Había perdido bastante tiempo, y quería aprovechar la noche para continuar con el siguiente capítulo. Estaba enganchado.

La noche empezó a caer. Y se preparó su propio café, ya que Erin libraba hoy, se sentó frente al ordenador y empezó a visualizar el siguiente capítulo. Pego un trago y se bebió el café de una estacada.

Después, se "inspiró" como cada noche. Sus ojos empezaron a ponerse casi en blanco, sus dedos empezaron a teclear, y su mente empezó a viajar….a viajar de nuevo, a la mente de Solingen.

Le había gustado el personaje que había creado. Era un personaje odioso, cruel, pero que en el fondo, podía tener su corazoncito, como bien había demostrado en el ACTO 1. Quería dotar a la historia de ese dilema moral, y explicar porque este personaje hacía lo que hacía. Pero eso sería más adelante.

Se concentró…y empezó a escribir…el ACTO 2 empezaba…

2 comentarios:

  1. Pues mira, creo que entiendo perfectamente a Brian, me han interrumpido mientras leía esta parte y ahora no sé bien si me voy a dejar todo lo que quería decir. Oh, si. Quería comentar, o más bien preguntar si te ves reflejado en alguno de los personajes. Sé que en general todos los personajes tienen un poco del escritor, pero me refiero a si hay alguno en particular que creas que te describe mejor que cualquier otro. Luego comentarte que los saludos y despedidas están de más si no quieres hacerlos, queda muy forzado decirlo todo de golpe, así que mejor di algo como "y al abrir la puerta ahí estaba, era Donovan que tras permitirle entrar, bla, bla, bla" o (después de "lo importante no es llegar sino mantenerse", frase que no sé si hace más alusión a tu vida que a la de Brian, pero que me encanta) decir "tras eso Donovan se despidió apresuradamente y tras un apretón de manos se marchó sin hacer más ruido que un pequeño portazo". Por ejemplo, eh? Lo mismo con los demás diálogos.
    Bueno, por lo poco que sé de ti, Brian es un conjunto de las cosas que más te gustan. El borracho, me gustaría saber más de él, aunque supongo que en el segundo acto Brian se inventará cosas de él, pero estaría bien que investigara más. Sobre Erin supongo que más adelante se sabría más de ella. Y sobre Ian, me parece un buen antagonista, veamos como sigue la historia.
    Creo que no me dejo nada.

    ResponderEliminar
  2. Pon los seguidores para poder seguirte XD.

    ResponderEliminar